30. ago., 2017

RECUPERA LA ILUSIÓN

 

Y VIVE LA VIDA CON MAYOR ENTUSIASMO

Buscar un objetivo e ir tras él nos ayudará a vivir con mayor intensidad

Son muchas la razones que pueden llevarnos a una pérdida de ilusión: un fracaso, una pérdida, un trauma… En ocasiones, es posible, incluso, que ese vacío existencial aparezca únicamente como consecuencia de la falta de objetivos en la vida. Sea cual sea el motivo, lo importante es volver a llenar nuestra existencia de sentido.

 

Una vida sin motivación es como un coche sin combustible. Para arrancar de nuevo, es necesario repostar lo antes posible para, de manera, llegar a nuestro destino

 

BUSCA TU PROPIA TRAYECTORIA VITAL.-

Una vida sin ilusiones es una vida vacía. Es conveniente, por tanto, hacer un esfuerzo por volverla a llenar. ¿Y cómo podremos hacerlo? Pensar en lo que nos gustaría hacer y tratar de conseguirlo.

Hay muchos tipos de objetivos. Pueden ser:

  • de índole familiar (“tener hijos”, “hacer reformas en casa”)
  • sentimentales (“llevarme mejor con mi pareja, con mis hijos”)
  • sociales (“pasar más tiempo con mis amigos”, “realizar proyectos sociales”),
  • profesionales (“ser más eficiente”, “encontrar un trabajo mejor”, sacar unas oposiciones”, realizar proyectos profesionales”), etc

La clave es buscar aquél que más nos motiva a ir a por ello.

Procura ser concreto/a.-

Para que funcione, tu objetivo tiene que ser formulado de la forma más precisa posible.

En lugar, por ejemplo, de proponernos una meta general como “tener más amigos”, es mejor que tomemos decisiones como: “apuntarme a un centro excursionista”, “asistir a las fiestas y reuniones que organicen mis amigo”, etc.

Así será más fácil ir en la dirección correcta.

“El hombre tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que le sostiene”.  Blaise Pascal, matemático y filósofo francés

 

No pidas imposibles.-

Procura que tus metas sean asequibles a corto y medio plazo y, sobre todo, que no dependan de la suerte, sino de tu propio esfuerzo y perseverancia.

Si tus planes son muy ambiciosos, procura fraccionarlos de manera que, cada vez que alcances un pequeño logro, consigas la motivación necesaria para ir hacía el siguiente.

 CAMBIA TU FORMA DE HACER LAS COSAS.-

Ya tienes marcadas tus metas. Ahora tan sólo necesitas ir hacia ellas. Para ello, debes adoptar una actitud proactiva, es decir, tomar las decisiones que sean necesarias para ir en la dirección que tú deseas.

No caigas en la rutina.-

En ocasiones, la falta de entusiasmo no es más que la consecuencia de una vida demasiado rutinaria. Para evitarlo, es importante variar tu forma de hacer las cosas. Cualquier cambio, por pequeño que sea, será una bocanada de aire fresco que aumentará tu energía vital.

Elimina distracciones.-

Nuestra energía es limitada, por lo que si la malgastamos en actividades que no nos aportan nada, apenas nos quedará para lo que realmente nos importa. Organízate bien y evita todo aquello que te aparte de tus objetivos. Aprovecharás mejor tu tiempo y tu entusiasmo se multiplicará.

 

3 FORMAS DE HALLA LA INSPIRACIÓN

1. INTERCAMBIA IDEAS.- Hablar con personas con tus mismas inquietudes puede resultar muy enriquecedor y creativo.

2. VISUALIZA TUS METAS.- Trata de imaginar cómo será tu vida una vez que consigas tus metas. Te servirá de aliciente

3. SAL DE TI MISMO/A.- No hay mejor remedio para desbloquearse que buscar ideas en el exterior. Escucha música, disfruta de la naturaleza, lee un buen libro, medita para tener más claridad mental…