16. jun., 2017

Texto

FUERZA DE VOLUTAD

EL MILAGRO PARA CONSEGUIR LO IMPOSIBLE

El primer paso para alcanzar los objetivos es convencerte a ti mismo/a.

Si necesitas aumentar tu voluntad, no busques ayudas externas, la fuerza que necesitas está dentro de ti.

No creo en la casualidad ni en la necesidad: mi voluntad es el destino” John Milton, poeta y ensayista inglés

Hacer deporte, comer de forma más saludable, aprender un idiona, etc, son actividades que sabemos que nos ayudarán a mejorar nuestra vida, pero no siempre tenemos la tenacidad de llevarlas a cabo.

A nadie le faltan fuerzas; lo que a muchísimos les falta es voluntad” Victor Hugo.

Y es que en el continuo diálogo con nosotros mismos, la pereza casi siempre tiene las de ganar.

Sabemos que debemos esforzarnos, pero no siempre nos resulta posible. Para lograrlo, tan sólo hay un camino.

Te explicamos cuál.

DEFINE TU OBJETIVO

Te gustaría practicar un poco de ejercicio pero, cuando llega el momento, siempre tienes algo mejor que hacer ¿te suena esta situación?

Según el economista conductista Uri Gneezy, la clave para superar esta inercia es sustituir las dudas (“¿salgo a comer, o me quedo en casa?”) por las órdenes (“salgo a comer sí o sí”).

No siempre resulta fácil, en especial al principio, pero sí es efectivo.

 Obedecer, más fácil que decidir.-

Según Gneezy, el cerebro siempre elige la opción más fácil. Obedecer sin pensar siempre le resultará más sencillo que tener que debatirse entre dos o más opciones.

“No negocie cada vez consigo mismo –aconseja-, sino obedézcase sin pensarlo”

De esta manera:

  • en lugar de dudar sobre la decisión a tomar: (“está lloviendo, mejor lo dejo para otro día o salgo un poco más tarde…”),
  • Nos damos una orden concreta: (“salgo ya, llueva o haga sol”).

¡Nada más fácil!

 Buscando incentivos.-

Sin embargo ¿qué ocurre cuando no conseguimos la fortaleza necesaria para cumplirlas?

En estos casos, lo mejor es buscarnos un incentivo, premiar nuestro esfuerzo con un pequeño regalo, alguna actividad que nos haga especial ilusión.

Esto tan sólo será necesario al principio, es fácil que con el tiempo, habremos logrado interiorizar tanto la orden, que no necesitaremos recurrir a factores externos.

 

ACTÚA CON RAPIDEZ Y DECISIÓN

A la hora de ir tras nuestros objetivos, los expertos aconsejan establecer tres tiempos:

El primero consistirá en determinar nuestra meta

El segundo en establecer el plan de ataque

El tercero, en ejecutar ese plan de ataque

Entre el primer y el segundo paso, podemos tomarnos nuestro tiempo. Aunque, una vez efectuado el segundo, el paso al tercero debe hacerse de forma rápida y enérgica.

Hay que tener en cuenta que la voluntad requiere un nivel alto de energía y, por lo tanto, no se puede mantener durante mucho tiempo.

Si nuestro propósito es de largo alcance (por ejemplo, queremos perder peso), necesitaremos más que un primer impulso.

Lo difícil no es empezar, sino continuar. En estos casos, hay que marcarse pequeñas metas para, de esta manera, compensar el esfuerzo sostenido que deberemos realizar.

 

¡ALÉJATE DE LA TENTACIÓN!

Para tener más fuerza de voluntad, lo mejor es tratar de controlar tus impulsos. Para ello, sólo hay un camino: antes de caer en la tentación, piensa realmente si vale la pena sucumbir a ella.

 

RELEXIONA ANTES DE ACTUAR

Para saber cómo lucha el cerebro humano contra la tentación se hizo el siguiente experimento: En una oficia, dividieron a las secretarias en dos grupos.

Grupo A:  Tenía a su disposición una caja de bombones en su mesa.

Grupo B: Tenía una caja de bombones en una mesita auxiliar colocada a un metro de ellas.

Las secretarias del grupo A comían una media de nueve bombones al día. Las del grupo B, sólo cuatro.

El hecho de tener que levantarse hacía que reflexionaran si realmente querían comérselos. Y, en muchas ocasiones, se volvían a sentar sin coger ningún bombón.