25. mar., 2017

GESTIONA TUS EMOCIONES

 

PARA MEJORAR TU ESTADO DE ÁNIMO

Encontrar la forma de dominar tus pensamientos, te ayudará a ganarSerenidad.

Las emociones son necesarias en la vida, aunque también es cierto que un exceso de pasión y una emoción desbordada puede llevarnos a un naufragio emocional difícil de controlar.

Para encontrar el equilibrio, hay que aprender a modular las emociones a nuestra voluntad.

Miedo, alegría, amor, tristeza, ambición… son, entre muchos otros, los ingredientes que nos hacen ser como somos. Para que el equilibrio sea perfecto, es necesario que haya un poco de todo. Aunque, como buenos chefs, debemos encontrar la receta perfecta, la fórmula que nos permita combinar todos los sabores sin que ninguno de ellos predomine sobre el resto.

Para conseguirlo, debemos incorporar una especi4e de termostato en nuestra mente, una válvula de contención que se active cuando la presión sea excesiva y, de esta manera, podamos regular nuestros sentimientos a nuestra voluntad.

“La mejor manera de contrarrestar una emoción negativa es tener una positiva más fuerte” Eduard Punset, escritos y divulgador científico.

Canaliza tus sentimientos.-

Si siento depresión, cantaré. Si siento tristeza, reiré. Si siento miedo, seguiré adelante. Si me siento insignificante, recordaré mis metas” Estos consejos son del escritor y empresario Og Madino.

No se trata de enmascarar nuestros sentimientos, sino de tratar de contrarrestar la carga negativa que tienen muchos de ellos a través de:

  • Liberar esa carga emocional negativa, para ello hay herramientas muy eficaces, como EFT-Tapping
  • Aplicar emociones positivas.

¿Cómo hacemos esta segunda parte?. Voy a dar varios ejemplos:

  • En lugar de cancelar todas nuestras actividades por no estar “de humor”, haremos justo lo contrario, trataremos de llevar nuestra vida de siempre, aunque no nos apetezca.
  • Escuchar música alegre cuándo estemos tristes,
  • Realizar actividades relajantes cuándo nos invada la ira,
  • Hacer deporte cuándo  nos sintamos agotados

Apostar fuerte por el sentimiento contrario nos permitirá ganar estabilidad.

 

En busca del Equilibrio.-

“La única cosa sobre la cual tenemos un control completo es nuestra propia actitud mentalWilliam Clement Stone.

Cuándo tus emociones te desborden, hay una serie de actitudes que te pueden ayudar a modularlas y, de paso, mejorar tu estado de ánimo.

* No pierdas el rumbo.

Por intensos que sean los sentimientos que se han adueñado de tu corazón, trata de no dejarte llevar por ellos. Céntrate en realizar actividades que te resulten fáciles de controlar: desde hábitos cotidianos (cuidado personal, dieta equilibrada, ejercicio, Yoga, etc);  al disfrute de placeres sencillos. Poco a poco recuperarás las riendas de tu vida.

* Suelta lastre.

Someterte a una presión excesiva puede resultar contraproducente, sobre todo si te encuentras en horas bajas. Es mejor relajarte, dosificar los esfuerzos y no exigirte demasiado. Distraerte realizando actividades placenteras y fáciles de llevar a cabo te ayudarán a resituarte en la vida.

Evita, por el contrario, los grandes retos y desafíos. Ahora no es el mejor momento para sumirlos.

* Se consciente de que se trata de una situación puntual.

Por muy alterado/as que te encuentres, no olvides que nada es para siempre. Más tarde o más temprano, las aguas volverán a su cauce y la situación e normalizará. Tan sólo es cuestión de tiempo. Nada es para siempre.

Así que, trata de resistir los envites de la vida presente de la mejor manera posible. Gestiona bien esta situación, extrae su aprendizaje y se consciente de que este momento pasará y llegarán a ti momentos mejores. Ten la esperanza de que gestionando bien tu presente, será mejor tu futuro.

 

Las 3 Reglas de Oro del Autocontrol.-

  1. Aléjate del conflicto.- Es lo que los psicólogos denominan el “tiempo fuera”, es decir, tomarse un descanso para pensar, en lugar de actuar de forma impulsiva.
  2. Concédete un premio.- Busca lo que más te satisface, desde tomar algo dulce (la glucosa relaja) hasta dar un breve paseo, Bailar, etc.
  3. Reconsidera la situación.- Cuándo ya estés en condiciones de pensar de forma objetiva, vuelve al problema y resuélvelo. Míralo desde la posición de observador.

 

Espero que este artículo te haya gustado,

Nos vemos en la próxima entrega