27. sep., 2016

Recupera la Ilusión

Y DISFRUTA MÁS DE LA VIDA

 

Hacer lo que quieres y te gusta, te hará más feliz

Dedicar nuestro tiempo a actividades que no nos aportan nada nos llevará a un estado de aburrimiento y falta de motivación. Es necesario, por lo tanto, replantearnos nuestras prioridades y empezar a vivir más intensamente.

 

Dicen que la felicidad no es un regalo, sino una conquista. No podemos, por lo tanto, esperar pasivamente a que llegue, aunque sí podemos esforzarnos para merecerla.

El primer paso es preguntarnos si realmente estamos satisfechos con nuestra manera de vivir. Tan sólo hay que hacer un breve repaso de lo que tenemos y valorar si estamos en el lugar donde nos gustaría estar. Una vez hayamos realizado esta reflexión estaremos preparados para establecer nuestras metas y volver a entusiasmarnos con la vida.

Un estado de ánimo positivo.- 

Son muchas las causas que pueden hacernos perder la ilusión. En ocasiones, son experiencias difíciles y complicadas, como una enfermedad grave, una ruptura o una ausencia. En otras, es el simple aburrimiento o la apatía.

Sea cual sea la razón, lo importante es reaccionar a tiempo y elaborar una estrategia que nos ayude a recuperar el empuje y la motivación por luchar por lo que realmente nos importa. 

Reprograma tu mente.-

¿No estás de humor para emprender esta lucha? Hay un método infalible para recuperar la alegría en poco tiempo. Se trata de recordar tres hechos positivos antes de acostarte que hayan tenido lugar ese día.

No hace falta que sean grandes logros, basta con que te hayan arrancado una sonrisa (los juegos de un niño, el reconocimiento de tu jefe, un beso robado a tu pareja…). Si lo haces a diario, lograrás mejorar tu estado de ánimo.

No renuncies a tus sueños.-

El siguiente paso será empezar a cambiar tu vida. Si lo haces poco a poco, mediante pequeños logros que te vayan recompensando el esfuerzo realizado, te resultará más fácil y placentero.

Disfruta del camino.-

Para conseguirlo, una buena idea es ir sembrando semillas de ilusión, objetivos sencillos y, al mismo tiempo, gratificantes que te proporcionen seguridad en ti mismo/a y la energía necesaria para ir avanzando. Ya verás como, de esta manera, poco a poco estarás más capacitado/a para lograr metas más difíciles y ambiciosas.

Esfuérzate.-

La diferencia entre un iluso y un optimista es que mientras el primero no hace más que soñar, el segundo trabaja duro para conseguir sus objetivos. No basta con tener ilusión por las cosas, también es necesario hacer todo lo posible para que nuestros sueños se hagan realidad. 

Supera los contratiempos.-

Por muy buena que sea tu actitud, siempre hay que contar que no todo va a salir como deseas. Si te equivocas o fracasas, trata de reaccionar de una forma proactiva, aprendiendo de los errores y tratando de no desanimarse.

Visualiza tus logros.-

Si, en algún momento te faltan las fuerzas, trata de imaginar que ya has alcanzado tus objetivos. Este simple ejercicio te ayudará a recuperar la energía y seguir adelante con la ilusión renovada.

 

QUE EL CAMBIO EMPECE POR TI MISMO/MISMA

Tu actitud  es muy importante a la hora de iniciar una vida diferente. Céntrate en aquellas cosas que te gustan y todo resultará más fácil.

 

Cuídate.- Cambia de imagen, ponte guapo/a, concédete algún capricho como una tarde de compras de alguna cosa que te guste o haga ilusión. Apúntate a alguna actividad con la que disfrutes. Te sentirás mejor y disfrutarás más de ese momento.

 

Cultívate. Esfuérzate por leer, aprender cosas nuevas y estar mejor informado, podrás mantener conversaciones más interesantes.

 

Relaciónate. Una vez hayas mejorado la imagen que tienes de ti mismo/a, el siguiente paso será hacérselo saber a las personas que te rodean.