26. jul., 2016

Texto

DESCUBRE LA ALEGRÍA QUE HAY DENTRO DE TI

Ser felices no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos

 

Todos queremos ser dichosos, el problema es que no siempre sabemos qué camino debemos tomar para conseguirlo. Si estás perdido/a, tan sólo tienes que bucear en tu interior y rescatar todo aquello que realmente te importa. Darla la importancia que se merece te ayudará encontrar el equilibrio.

 

Llueve, hace frío, el autobús va hasta lo topes, te pisan, llegas tarde al trabajo y, sin embargo, sonríes ¿Por qué? Porque tu felicidad no depende de las circunstancias externas, sino de tu actitud hacia la vida. Puede que el día no haya empezado todo lo bien que te hubiese gustado pero, si tienes presente en todo momento las cosas buenas que hay en tu vida, dispondrás de la suficiente fuerza interior para sobreponerte a las adversidades.

La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro”  Benjamin Franklin

 

Fantasías las justas.-

El ser humano tiene una gran tendencia a esperar que un golpe de suerte le cambie la vida. Un premio de la lotería, una inesperada herencia, una gran oportunidad laboral…. No hay nada malo en ello, siempre y cuando no nos impida valorar todo aquello que ya tenemos y que tan felices puede hacernos.

“Bueno es tener la alegría en casa y no haber menester de buscarla fuera”  J.W. Goethe

Es necesario tener sueños, pero sentirse infeliz por no poder alcanzarlos nos llevará a un estado de constante insatisfacción. ¡Hay que luchar contra ello!

No se trata de adoptar una actitud conformista, sino todo lo contario, aceptar que no existen los milagros nos ayudará a ser más activos y trabajar con más ilusión en la búsqueda de la alegría.

 

Un estado de ánimo más positivo.-  Si no estás pasando por una buena época, debes saber que el mejor antídoto contra la tristeza es su sentimiento contrario. “La energía de la alegría reduce el miedo. Debemos ser conscientes de la felicidad que cada uno llevamos en nuestro interior y hacerla salir”, dice Patrick Viveret. Para conseguirlo, sigue estos consejos:

1. Amplia tu visión.-

Si siempre miras al cielo, nunca verás las hermosas flores que crecen junto a tus pies. Intenta no concentrar tu atención en un solo punto (dinero, fama éxito profesional…) y recupera sensaciones olvidadas, como el placer de disfrutar de la compañía de tus seres queridos, de la música, de la naturaleza, etc. Si lo desaprovechas, te estarás perdiendo una gran oportunidad para ser feliz.

 

2. Quítale hierro a tus preocupaciones.-

Decía Antonio Gala que “La felicidad es darse cuenta de que nada es demasiado importante”. Intenta no darle vueltas una y otra vez a esos problemas que tanto te agobian.  Cuanto más pienses en ellos, más daño te harán. Es mejor dejarlos ir y ocuparte de otras cosas.

 

3. Sal de tu cascarón.-

En ocasiones, estamos tan centrados en nosotros mismos que no somos capaces de disfrutar de todo lo bueno que la vida tiene para ofrecernos, Para evitarlo, sé más sociable, disfruta de la compañía de otras personas (amigos habituales y otros nuevos que puedas conocer) y realizas actividades que te permitan ver otras realidades.

 

¿Sabes dónde buscarla?

Cuándo perdemos la ilusión de vivir, hay que saber dónde encontrarla. Este cuento, puede darte una pista.

 

 

LA AGUJA PERDIDA.-

Una mujer sabía estaba en la calle buscando una aguja que se le había perdido. Un paseante se ofreció ayudarla y le preguntó dónde se la había caído exactamente, “en mi casa”, contestó ella, “¿Entonces por qué la busacas en la calle?”  preguntó el hombre desconcertado.

“Hago como vosotros que, cuando perdéis la felicidad, en lugar de buscarla en el lugar exacto donde se os perdió (en vuestro interior) os lanzáis a buscarla fuera”