30. jun., 2016

Texto

¿Por qué vemos los problemas como problemas? 1ª Parte

 “En lo que te centras, se expande”


La idea negativa que tenemos acerca de un problema es solamente por el enfoque que decidimos adoptar (inconscientemente). Vemos a los problemas como “problemas”, porque tenemos una reacción negativa ante una circunstancia. Las circunstancias no son problemas, la idea que tenemos acerca de las circunstancias, hacen que sean un problema.

El hacer una dieta, hacer ejercicio físico, leer un libro, iniciar un negocio… Son simples acciones, pero al abordar la acción o circunstancia con una perspectiva de: “Esto es agotador”, hace que en realidad esa acción se convierta en problema.Principio del formulario

Hay estudios científicos que muestran cómo determinados pensamientos nos quitan energía, mientras que otros nos dan energía

Al centrar la atención en una circunstancia como un “problema”, tenemos malos pensamientos, pensamientos que nos quitan energía y nos hacen tener un rendimiento mucho menor en lo que sea que hagamos.

Los problemas no son reales. Se hacen reales gracias al magnífico regalo que poseemos desde que arribamos a este mundo: La capacidad para controlar y dirigir nuestra mente hacia cualquier fin que deseemos.

El gran problema nuevamente es que utilizamos este magnífico regalo de una manera inconsciente y errónea. ¿Cómo pensar en los problemas como oportunidades o desafíos?

La realidad de los problemas.

“Los problemas no son algo malo, nos indican que aún nos falta algo por aprender para conseguir lo que queremos.”


En realidad podemos definir a los problemas como “alguna circunstancia que dificulta la consecución de algún fin”. La realidad de los problemas o desafíos son dificultades, nada más que eso. Y nos muestran claramente “lo que nos falta”.

Nuestros sueños deberían ser grandes, porque tenemos capacidad para lograrlos. Ponemos un ejemplo: Supongamos que (en una escala del 1 al 10), somos una persona nivel 4, con algunas habilidades pero que aún nos falta mucho por aprender para lograr lo que queremos ser o hacer. Y, ocasionalmente, se nos presenta un problema nivel 5.

Tenemos una dificultad, que debemos superar para llegar a donde queremos, tomamos acción y lo logramos. El problema superado nos hizo aprender algo nuevonos hizo mejorar… Ya no somos una persona nivel 4. Ahora somos una persona nivel 6.

Con este aprendizaje, ¿seguiremos viendo el “problema”, como algo arduo y complicado? ¡Claro que no! Lo que aprendimos nos hizo mejorar, lo que antes era un problema, ahora es una circunstancia sencilla que, si se presenta nuevamente, la abordaremos y resolveremos rápidamente. La experiencia que adquirimos nos abre mayores perspectivas.

Hay una distancia entre lo que somos y lo que queremos ser. Hay una distancia entre lo que tenemos y lo que queremos tener… Esa distancia son los desafíos o problemas que aún debemos superar para ser o tener aquello que queremos. 

No hay atajos. Lo único que debemos hacer es afrontar los desafíos yaprender más.  Por cierto, algo muy importante es saber cuáles son los problemas que cada uno debe afrontar.

Orientación de problemas

Debemos aprender a fracasar pero podemos aplicar orientación.

¿Qué quieres ser? ¿Qué quieres lograr?: Puedes elegir ser o hacer lo que sea que quieras. Lo importante es decidir. Concentrar nuestra mente por el periodo de tiempo que sea necesario para decidir qué es lo que queremos. Tener claro tu objetivo es muy sencillo.

Lo importante que debes hacer es pensar en lo que debes cambiar, es decir, los desafíos o problemas que tienes que afrontar para conseguir lo que quieres. Esto es sencillo, si no necesitaras cambiar nada ya tendrías lo que quieres, si aún no lo tienes, es porque te quedan desafíos por afrontar.

También es importante controlar la cantidad de problemas que afrontamos a la vez. La vida necesita un equilibrio entre lo que somos y lo que queremos ser. 

Al enfocarnos demasiado en lo que queremos podemos dejar de lado cosas muy importantes, como nuestra familia, nuestros amigos, e inclusive a nosotros mismos.

“Nunca es demasiado tarde para ser lo que podrías haber sido”  George Eliot

 

                                Fin de la primera parte

En la próxima actualización de artículos (dentro de unos 10 días) publicaremos la 2ª parte de este interesante tema, afrontando la “Solución de los problemas