15. abr., 2016

Cultiva una Actitud Más Positiva

CULTIVA UINA ACTITUD MÁS POSITIVA

 

Aléjate de los reproches y Cultiva una Actitud más positiva

Descubre todo lo que puedes hacer para mejorar tus relaciones personales

 

A veces, trasladamos a las personas de nuestro círculo más íntimo nuestras propias preocupaciones o decepciones. Es lo que sucede cuando un padre proyecta inconscientemente en su hijo sus miedos más ocultos presionándolo para que no haga algo o cuando descargamos en la pareja nuestras dudas o inseguridades con un ataque de celos.

Detectar lo que en psicología se conoce como proyecciones no es una tarea fácil porque requiere buenas dosis de autoconocimiento y autocrítica. La parte positiva es que, una vez tomamos conciencia de ellas, podemos cambiar esa actitud casi der forma automática.

¿Qué son las Proyecciones?

Las proyecciones son un mecanismo por el que, de forma inconsciente, atribuimos a otra persona las dudas, las inseguridades o las decepciones propias.

Ejemplo de proyección:  “Pero si el que está enfadado eres tú”

¿Cómo detectar esas proyecciones? Si alguna de estas situaciones se repite con frecuencia, ¡toma medidas!

1. ¿Te desahogas con los demás?

Muchas veces, nuestra decepción ante algo hace que cualquier malentendido posterior acabe en una acalorada discusión en la que, la mayoría de las veces, culpamos al otro del desenlace, –al conductor del autobús, a nuestra pareja, etc-.  En un principio, sentimos cierto alivio porque hemos liberado nuestra frustración, pero después nos sentimos mejor.

Cambia de actitud: Reconoce lo que sucede en tu interior: “¿Por qué estoy de mal humor?”, “¿Qué me da tanta rabia?”, etc. Si en lugar de expresarte a través de la ira o el mal genio, canalizas esas emociones y buscas salidas, corregirás el problema de raíz sin causar “efectos colaterales”.

 

2. Ojo con las acusaciones.-

A veces, lo que reprochamos a los demás da muchas pistasd de los temores e inseguridades que tenemos. Puede, efectivamente, que tu relación de pareja se esté enfriando o que tu amigo rechace tus ideas por defecto pero antes de reprochar algo a alguien, recapacita.

Cambia de actitud: ¿Tu pareja te da motivos para estar celoso/a o es que últimamente te sientes algo inseguro/a porque no te cuidas tanto como antes? ¿Acusas al otro de haberse instalado en la rutina o es que tú necesitas cambios urgentes? ¿Tu amigo rechaza tus propuestas o es que, por el motivo que sea te sientes más distanciado de él?. Ve al fondo de esas cuestiones y, en lugar de atacar, trata de mostrar tus sentimientos con sinceridad y tacto.

 

3. Las imposiciones te delatan.-

Las presiones que ejercemos sobre los demás también hablan de nosotros. La frustración de no haber ido a la Universidad (por ejemplo) puede convertirse en una imposición hacia tu hijo/a para que vaya o tu propio deseo de superación puede hacer que tu pareja se vea “obligada” a esforzarse por encima de sus posibilidades.

Cambia de actitud: Acepta con valor tus fantasmas del pasado e intenta que tus exigencia no se conviertan en un “virus contagioso”. En lugar de imponer tu criterio, expresa tus deseos: “Me gustaría que reconsideraras la idea de…” “Me sentiría mejor si hicieras un esfuerzo por…”, etc.

 

4. Atento/a a las críticas.-

“Podemos saber más de una persona por lo que dice d de los demás, más que por lo que los demás dicen de ella” Leo Aikman.

A menudo lo que nos molesta de las personas es precisamente aquello que no hemos resulto en nosotros mismos. La crítica, en estos casos, viene a ser como una válvula de escape de todos esos defectos o complejos que no admitimos o no hemos corregido.

Cambia de actitud: Antes de juzgar a los demás, realiza un trabajo de introspección que te ayude a conocerte mejor. Buscar lo que te une a los demás, en vez de lo que te separa de ellos, es otro hábito que te ayudará a disfrutar mucho más de tus relaciones.

“Lo que criticas a los otros está en ti. Lo que no está en ti, no lo ves”

Alejandro Jodorowsky