¿QUIERES QUE TE HAGAN CASO?

CUIDA EL LENGUAJE CORPORAL

La comunicación no únicamente está hecha de palabras, también los gestos, el tono de voz y la postura del cuerpo transmiten ideas, emociones y sentimientos y desempeñan un papel muy importante.

Estos son los gestos más habituales de las tres actitudes principales. Si quieres comunicar bien tu mensaje sin resultar intimidante, adopta una actitud asertiva.

 

PASIVA.-  

No suele mirar a los ojos de su interlocutor, su tono de voz es bajo (lo que dificulta la comprensión), sus gestos vacilantes y su postura un poco encogida.

 

AGRESIVA.- 

Su mirada es inquisitiva, habla con un tono de voz alto y desafiante y adopta una postura estática.

Cuando gesticula, lo hace de forma tensa, a menudo acusando al interlocutor (por ejemplo, señalándole con el dedo).

 

ASERTIVA.-

Mira directamente a los ojos, pero sin intimidar. Habla de forma clara y con un tono de voz medio per firme.

Sus gestos son armónicos y su postura corporal relajada y natura.